El orden desordenado

Tres tendencias en clave textil para decorar tu hogar este otoño

Cómo decorar tu casa en otoño
Cambiar la colcha de verano por un edredón más cálido, cerrar las ventanas para ir a dormir, sustituir el plaid del sofá por una manta abrigada y confortable… Despedirse del calor no consiste solamente en añadir tela, porque como el verano, el otoño también es una actitud.

Los días se hacen más cortos, apetece pasar más tiempo en casa y el cuerpo nos pide comer alimentos temperados y reconfortantes. Así que prepararse para el invierno se convierte en un pequeño ritual casi inconsciente a través del cual nos vamos adaptando, tanto física como emocionalmente, al día a día de la nueva estación. Y si cambiamos nuestra ropa, nuestra alimentación y nuestros hábitos, ¿por qué no la decoración de nuestro hogar?

Cuando el espacio en el que te sientes más a gusto fluye con tu mismo mood, es realmente cuando conectas con este plenamente. Así que aquí lanzamos los tres imprescindibles para vestir tu casa de otoño y entregarte en cuerpo y alma a la nueva estación:

1. Cojines: el arte de mezclar estampados y texturas

Son buenas noticias para los amantes de los cojines de pelo, cojines de terciopelo, cojines de jaquard, cojines con flecos y sin flecos, cojines ikat, cojines étnicos… El otoño es la oportunidad ideal para sacar la artillería pesada del armario y aprovechar para inspirarse con nuevas ideas de decoración, telas de temporada y texturas de tendencia. Y la tendencia de este otoño-invierno viene cargada de eclecticismo y de mezclas aparentemente imposibles que logran crear ambientes tan acogedores como sorprendentes: atrevidos sin parecerlo, sofisticados sin buscarlo.

Para dar con la clave del éxito a la hora de mezclar cojines decorativos debemos olvidarnos de las encorsetadas etiquetas de cojines para sofá, cojines para sillas o cojines de cama. Nada pertenece a nada. Ha llegado la hora de romper la guía de estilo.

Cómo decorar el sofá con cojines de pelo
Saliendo del cuaderno vamos a descubrir un horizonte donde mueble y textil se dan la mano en un harmonioso caos.

¿Alguna recomendación? Abusar de texturas y estampados, mezclándolos sin complejos en camas, sofás y chill outs. Espacios empachados de cojines donde romper con la simetría, cruzar estampados, combinar tejidos… casi todo vale en el arte del orden desordenado.

Cojín de pelo beige Andrea House

2. Mantas y plaids: Dónde y cómo colocarlas

La clásica manta para sofá ha pasado a mejor vida. Su rol como abrigo en esos días de invierno viendo nuestra serie favorita ha quedado en algo anecdótico. La reina del textil vuelve reforzada y reclama su trono en la decoración del hogar. Y es que a lo largo de las últimas temporadas ha ampliado sus fronteras más allá del chaise longue, conquistando sillones, camas, sillas, butacas e incluso suelos.

La protagonista del dormitorio ahora es una cama de otoño cubierta de capas de mantas y plaids: perfectamente colocados como cubre cama, ligeramente doblados reposando a los pies de la cama o simplemente cayendo por un lateral.

Butacas y sillas tampoco saben decir que no al tacto de un plaid tendido en el respaldo o bien hecho un ovillo entre los brazos y el asiento.

Combinar tejidos, estampados y caídas se convierte en un must para lograr este ambiente cálido y relajado que hace de nuestra casa un hogar en el que querer pasar las horas.

manta gustosa beige con flecos
Decorar la cama con mantas y plaids

3. Alfombras: perder el miedo a vestir los suelos

No lo hay. No hay ningún motivo por el que no debamos rendir pleitesía a esta pieza con más de 2.000 años de historia. Culturas de todo el mundo las han llegado a convertir en auténticas obras de arte y a día de hoy admiten desde la naturalidad de una decoración scandi-boho hasta el barroquismo de una decoración clásica.

Pero la pregunta es: ¿cuál es el espacio perfecto para una alfombra? Y aunque la respuesta debería ser “cualquiera”, es cierto que algunos rincones de la casa parecen estar echos a medida de una alfombra. Repasemos el TOP 5:

  • Delante del sofá. Con y sin mesita de centro. Un sofá sin alfombra es un sofá huérfano.

  • A los pies de la cama. Más alargada si hay poco espacio y rectangular para vestir de gala el dormitorio.
Alfombra para dormitorio
  • A lado y lado de la cama. Lo mejor de levantarse es sentir el tacto de una alfombra peluda bajo los pies.

  • En el recibidor. Alargada si se trata de un recibidor con pasillo o redonda si tiene una forma más bien cuadrada.

  • En la terraza. Y sentarse a tomar un té con menta sobre un puf bajito de alga marina.
Alfombra Andrea House

Ahora que ya sabes cómo combinar cojines de pelo o cuál es el mejor sitio para lucir una alfombra, puedes transformar tu casa en una postal otoñal de revista. Entre las nuevas colecciones de textil de Andrea House encontrarás un delicioso catálogo de cojines, mantas, plaids y alfombras. A nosotros ya nos han enamorado.